El Joven Lovecraft
El Joven Lovecraft
Quizá el cómic más primigenio del mundo
Responder al tema
Nefrascka Version aun no terminada
zentoide


Registrado: 13 Ago 2007
Mensajes: 32
Ubicación: Arika.. La ciudad de la eterna Melancolia


Responder citando
espero criticas detrucctivas

adios
--

----------------------

version beta 0.4
revicion 2


Prologo

Un escritor podría inventar todo un universo en su propia mente pero este seria solo un falso placebo de su imaginación.
Lo mió es real tanto así como para sentirlo… para caer en la soledad absoluta y morir por ello... Para mostrar la verdad, decidí revelar mi dolor este es el fin de la mascarada

En este cuento expondré las tinieblas de la ignorancia humana.
Pues tantas son las cosas que ignoramos, que ya no sabemos ni lo que desconocemos. Me basare en experiencias reales en las cuales las vivencias y el dolor de la vida nos enseñan que lo mas cuerdo es escapar del dolor y no atacarlo ni menos rehusarlo, es el hecho de comprenderlo, estudiarlo y entender el porque se mantiene la oscuridad en nuestra mente. Una oscuridad llamada ignorancia que nos dificulta ver los motivos y menos las causas de nuestros actos, es por eso que a esta etapa del crecimiento le he llamado la Noche de la Conciencia.

Aquí tomare los puntos de vista de la psicología humana, tan débil y poco templada, en donde la inexperta sociedad nos enseña a vivir rodeados de miedos, enemigos y amenazas.
Y desde pequeños nos apagan los sueños, implantando maneras de pensar materialistas sin sentido, llenándonos de vienes y acumulaciones que la muerte nos arrebatara.


Más nos privamos el verdadero significado de libertad.

Aquella que se lleva dentro.

La batalla no es contra el mundo, es contra nuestro propio mundo

Nos daremos cuenta que aun siendo adultos para la sociedad y los distintos sistemas implantados en la vida, solo somos ignorantes niños que no sabemos lo que deseamos ni lo que hacemos, vivimos esclavizados a nuestros sentidos, pocos alguna vez cuestionan dentro de sus retrospecciones el por que de las cosas. Como suelen hacerlo los niños que por cada cosa que les sorprende, formulan alguna clase de pregunta, pensamos que por un poco de estudios y edad ya lo sabemos todo, pero no es así, me reconozco ignorante tanto como los analfabetos que discriminamos, quizás ellos podrían enseñarnos algo de la vida. Por eso a la etapa del crecimiento real estamos en proceso de una Niñez, pero no la dulce infancia llena de belleza y reflejos de la conciencia despierta, al contrario a la etapa del emprendimiento cuando uno parte a una senda larga. Comprendiendo que realmente no sabemos nada de nosotros mismo y menos de las cosas cuanto nos rodean. Comenzando a formular nuevamente las preguntas, aprendiendo a sorprendernos, y sobre todo viviendo por que es bello y no por que mañana tenemos que trabajar para pagar las cuentas.

Tomaremos uno de los primero principios de la revolución de nuestra conciencia.
El cual es. La Muerte. Entiéndase muerte por el hecho de la aniquilación, de los residuos internos, los defectos, el miedo, la falta de seguridad, la imitación por el encajar en lo llamado sociedad y el mal que se alberga por cientos en nuestra oscura mente. Aquellos citados son los egos y son facetas falsas, de una personalidad adquirida por malas experiencias no comprendidas y una pésima educación. No tiene nada que ver con lo que realmente somos.

No es un proceso fácil, tampoco algo imposible de lograr por eso nunca le diré al lector que es pan comido, la mayor parte de los que comprenden lentamente la verdad a veces prefieren seguir en su monotonía pues era más fácil la Ignorancia.


Pero quien es el responsable, de aquellas batallas. De las miradas ruines,
de la dura critica.
La respuesta esta ante tus ojos, mejor dicho están dentro de ellos Tu mismo...

Hemos venido de lo eterno para volver a Ello…


Pocos pueden explicar lo que es la verdadera felicidad, porque aun la mayoría de nosotros no la conocemos. O aquellos momentos cuando nada importa y solo se vive el eterno presente se escapan fugases tras la cortina de la no aceptación.

Nadie sabría describir tan bello, profundo e inefable momento donde el alma se robustece y las luces internas se hacen presentes.

Por el contrario vivimos segundo a segundo torpes y llenos de miedo e Ignorancia, Como aquella que cuando pequeños nos paraliza, frente a las sombras que vemos en los rincones oscuros de la habitación, o dentro del ropero, y que tan solo un calido abrazo materno nos podría traer la calma. Pero que sucedería si realmente ya nadie ni nada pudiera brindarte aquella tranquilidad y todo se vuelve una pesadilla, una persecución. Es en ese preciso momento cuando elegimos dejarnos llevar a la oscura charca de la ignorancia, y que las alas caóticas del miedo nos cobijen, o luchar contra aquello inenarrable.

Que sucedería si aquellos miedos ya no son solo sombras del ropero, Y pasan a ser parte de ti mismo, comienza lentamente a crear imperios dentro de ti mismo, quitándonos nuestra propia personalidad. Y luego son parte del día a día y así cada segundo las batallas se vuelven más y más crueles por el control de nuestras vidas.

La mayor parte de nuestras vidas estamos en un estado de existencia, así como existen las cosas, y no como si fuéramos realmente seres concientes, así se nos pasa el tiempo, y la vida se nos va con el recuento final que nos deja con una línea de tiempo, trazada de principio a fin de nacimiento a muerte.

Por supuesto durante aquella línea hacemos las cosas que cualquier animal intelectual pudiera realizar sin más dificultad como: nacer, crecer, educarnos, reproducirnos, envejecer y finalmente morir, nadie escapa a esa dinámica tan triste y miserable, pero tras eso hay mil cosas mas tan cerca que solo a los ojos de un niño son visibles y se auto-ocultan para los letrados. Lo primero es comenzar a vivir y dejar de existir, el truco es simple se llama vivir el Presente.

Que tenemos nosotros por presente. Pensaríamos que vivimos en el, pero lamentablemente vivimos de esta manera:

Nuestros sentimientos evocan el pasado lleno de amarguras, recordamos y atraemos las derrotas una y otra vez, sin darnos cuenta que es un mero mecanismo para hacernos fuertes y enseñarnos que cuando pase nuevamente no tenemos que volver a vivirlo, por eso nacen tantas frases como esta: ``todos los hombres son iguales, Todas las mujeres son iguales, Siempre me pasa lo mismo, Porque siempre me toca a mi. etc.…

Porque no aceptamos las cosas no vemos causas ni efectos en nuestros actos, solo vemos rutina, una y otra vez lo mismo como algo repetitivo con una amargo sabor del pasado. Acaso podemos cambiar el pasado. Si, pero no con una maquina del tiempo ya que esta ya existe y es nuestra mente, toma un evento revívelo con altura de miras analiza el porque y luego medita sobre la manera mas correcta de haber salido del embrollo y cuando te pase nuevamente comprenderás que no todas las mujeres son las malas, es que siempre buscamos las mismas mujeres en los mismos lugares y de esa manera. Se Desenvuelve trágicamente el mismo final.
Dejemos de proyectar en nuestro presente cosas que están enterradas en un pasado que solo es historia. Cuando lentamente apartamos los sentimientos del tiempo pasado dejaremos de sufrir tanto. Por que sencillamente el pasado es eso algo descontinuado, un modelo de vida que en ese instante funciono y ahora ya no.

Ahora sobre nuestra mente esta vive imaginando, proyectando y se forma de a poco aquella nube que aparece en las ilustraciones de los niños, hemos soñado toda nuestra vida, soñamos que pagamos nuestras cuantas días antes de que tengamos que pagarlas, soñamos con la casa sin ni siquiera tener un peso ahorrado, soñamos que le decimos algo importante a alguien, lo repasamos una y otra vez sufrimos hasta sus supuestas respuestas, proyectamos las entrevistas de trabajo, las pruebas de la escuela, el dolor incluso lo imaginamos antes de ser infringido. El humano es el único animal en la tierra que sufre 3 veces, si comparamos una situación en donde un perro comiendo basura es insultado y luego se el arroja una piedra veremos que al chocar el proyectil pétreo el animal da un grito y corre, luego de unos minutos buscara basura en otra parte. La misma situación con un vago. Primero al ser insultado este se ofende y se identifica con su agresor sufre por la humillación y la discriminación, luego si se le lanza una piedra sufre el impacto y se marcha pensando el por que y continua sufriendo por la humillación y la apedreada.
Es un ejemplo quizás torpe pero muy practico si comprendemos, que es verdad hemos sufrido siempre 3 veces y llamamos a los perro estupidos.

Si nos ponemos a pensar en las cosas que aun no vivimos y de repente sucede un altercado, entramos en razón. Cuando algo nos atrapa por sorpresa es como si despertáramos de un sueño, como si algo nos despabilara realmente más, que cuando nos lavamos la cara en la mañana.

Han notado que después de un sismo, o un accidente la nube explota y caemos al presente, apreciando la vida, vemos con mucha belleza aquel sol que siempre estuvo hay. Además el tiempo hasta corre más lento. La mente se vacía y solo sentimos lo que va pasando instante en instante, no digo que tenga que haber terremotos cada 1 hora para que seamos mas concientes, digo que el único lugar donde tiene que haber esa sacudida es adentro.

Escuche un día por ahí. El pasado ya es historia, el futuro no existe pero hoy es un regalo por eso se llama Presente.










Capitulo Primero
El Miedo

El miedo es la Ignorancia de no saber explicar la naturaleza de algo.


Muy pocos imaginan lo que es el verdadero miedo, ya que aun no lo conocen.
Yo no decidí vivirlo, pero ya en la niñez, mi sangre lo pedía a gritos.
Hoy decidí escapar y no mantener el silencio, que por tantos años fue mi verdugo, no seguiré callando. No hay motivo para seguir callando
Ya no aguanto un día más estar de pies en este cuerpo tan agobiado, tan castigado por estos demonios, que me arrebatan y me lo quitan todo. Mis sueños, mi vida y mi propia personalidad, pero sobre todo el amor de una mujer.

Mi mente está muy desgastada por aquellas imágenes que vienen como tormentos, cada segundo cuando veo al cielo y puedo sentir ese silencio absoluto que se apodera de todo y tapa mis oídos como aquella noche que fue el principio de un gran final, el principio de una verdad que quizás tenía que haber seguido.

Una realidad que me encadena a esa voz. Todo por tu maldita voz, como te detesto Nefrascka, como pude ser tan ciego, como pude siquiera creerte.

Pero tenías ese poder de dictar sobre mi voluntad hundiéndome en un tétrico silencio. Un pantano tan negro como tus pupilas ya moribundas, aquella mirada que destruyó y modifico mi destino, para siempre… luche tus batallas hable en tu nombre por años pero comprendí que tu voz es la misma voz que la nada misma, tus dictámenes están llenos de falsas promesas, de placer y acumulaciones sin sentido. Pude después de tantos años cargando tu verdad tan ciega comprender que el velo de la realidad es tan delgado que apenas y lo podemos ver.

Sin más problemas hoy escapare de todas tus maquinaciones, me liberare ya que no he aceptado, tu verdad tan insípida llena de dudas y estancamientos intelectuales. Pero viví por años en esa seudo realidad, la he visto y la comprendí completamente por consecuente viví una tortura de la cual hoy me librare para la eternidad, quizás e de escapar de la manera menos racional y menos valiente, según tus palabras, pero es la única. Aunque si, aborrezco la cobardía de la muerte. Pero ya no puedo más con mi trastorno que me ha llenado de vicios y placeres agonizantes, ni con todos esos míseros entes en especial el ruin de Nefrascka que me mantuvo en pie durante tantos años pidiendo acabar con mi vida. Quien lucho para continuar destruyendo cada fragmento de felicidad, opacando cada luz que se encendía en mi corazón, alejándome de mi mismo y sobre todo de mi mujer.


Existieron aquellos momentos de libertad cuando el duerme profundamente, ya que odia mi felicidad, mi libertad. Y pude liberar mi conciencia y huir ya que es lo único que puedo hacer, solo huir por segundos, por horas y quizás días pero ya no hay futuro, de esta manera no, menos para mí ni para nadie, pues de pequeño esta sociedad nos acostumbro a temerle a los miedos. La batalla termina con muerte la muerte total del caos. No puedo mas ni con estas ropas llenas de juicios ni con el final que nos destruirá, a cada uno sin optar pues esos demonios que tanto protegemos lo escogieron, no nosotros.
Nunca escogimos nosotros, tan solo somos una mísera mota de polvo dentro de un gran juego, donde nunca tuvimos opinión, ya que dormimos de día y de noche.


Nunca pudimos dar batalla a algo que no sabemos que es ajeno a nosotros, hemos defendido tanto a estas criaturas infrahumanas que pensamos que son partes de nosotros, volviéndolas Dioses y esclavizándonos ante ellas. De que dios hablamos realmente cuando pedimos algo.

Es muy simple pero demasiado demencial para contarlo, aunque ya todos en sus sueños lo puedan ver, ven una clara realidad donde lo mas ilógico es una verdad absoluta pero al despertar y acoplar nuestra torpe mente, solo lo damos por una mentira una irrealidad fantástica nunca posible de alcanzar. Por lo mismo somos víctimas de nuestros miedos que roen hondo en los huesos y que nace de las entrañas que heredamos desde los tiempos originarios.


La raza siempre lo supo solo que nunca quiso aceptarlo.
El espíritu es hundido en una negra charca de odio y así nos parece bien

Ya desde el principio la humanidad fue enceguecida por un velo torpe llamado intelecto animal, y en un momento se rebeló ante su creador en señal de astucia autodestruyéndose hundiéndose en los mares de la ignorancia. De donde renacimos nuevamente tras una nueva oportunidad pero seguimos manchados y hundidos en la charca atlante.

Lo real es que avanzamos pero hacia donde a mayor tecnología, No.

El camino está dentro pero nadie lo quiere seguir.
Por que quizás aun no les parece que es tiempo de cambiar.
Lamento decir que es el último tiempo para cambiar.










Un campo de batalla siendo solo espectadores nos han mentido y lo creemos todo. El me hablo, el susurro entre mis sueños cuando la cortina de la realidad se rasga por un instante y aparecen los cuerpos, más que cuerpos seres impíos, comandantes bestialidades, degenerados señores de la lujuria, amos de las pestes sociales, viviendo en sub-mundos atómicos dentro de la amplia y arruinada mente humana, carcomiendo cada momento con su ira, quitándonos la felicidad poco experimentada, la valiosa felicidad.

Hoy puedo ser un mentiroso ante la sociedad lo acepto, por que ellos no saben lo que es locura ni menos saben lo que es estar despiertos, desconocen como alumbrar el sendero solo repitiendo salvación se piensan salvos, debemos experimentar mas que eso, mas que degeneraciones, yo batallo cada segundo por acallar a estos seres, siendo cada día mas los captados por mi mismo, hoy puede caer el pilar de mi cordura, Pero no es así por que bien se lo que es la batalla, bien se donde esta el campo de guerra donde son sacrificados nuestros sueños, donde fusilan nuestros momentos de felicidad. Donde frente a cada ángel hay un demonio.

Por perseguir mi felicidad me tope con los señores del péndulo, los que viven de arriba hacia abajo de ida y vuelta, de sobre y debajo, del placer y el dolor. Y en ellos no esta la vida en ellos esta la ruina.

Yo vi. una realidad. Yo pude sentir la verdad y soy capaz de aceptarla solo que cuando tu los vez a ellos, ellos también te ven a ti, y cuando en tu mirada esta el rechazo y la mirada de eliminación, ellos comienzan entonces a robar mas arduamente tus fuerzas comenzando la batalla por el mundo personal.


Proyecto Zentoide



Es que cada vez que cierro los ojos aquel niño me llama por mi verdadero nombre
A una misión llamada `` Proyecto Zentoide ´´
De la cual todos participamos
Pero escogemos hundidos en la ignorancia
En la cual nadie sabe las reglas ni los motivos
Las marcas en el cielo dictan la verdad oculta
Pero aquellas marcas están por todas partes, en todos los rostros
Hoy decidí contarlo a todos, para que la batalla sea justa
Y veremos el mundo con otros ojos y comprenderemos, que estábamos ciegos
Me apena saber que la maldición se lleve en la sangre
Que aquel ser nos seguirá por el resto de nuestra existencia, esperando a que caigamos
Duele saber que tu estirpe sucumbirá a la ceguera
Quizás su inocencia pueda revertir esto si logra salir a la luz
Pero la búsqueda se hace a ciegas, ahogando las dudas en vicios
Caminemos sobre el filo de una navaja.
Fácil caer, difícil volver a luchar, nunca imposible continuar
Pero qué más da si así lo dicta el abismo, nos obliga a dejarlo.
Así lo dijo El Abismo
Y así No lo acepte Yo

Sangre entrando... Sangre saliendo




Capitulo Segundo
La Niñez

En las faldas de un misterioso cerro reposaba mi hogar, dulce y acogedor, era una bella casa de humildes proporciones y simpáticas paredes de madera color azul, un tanto desgastadas por el paso marchante de los años y aquel sol que se eleva alto en mi ciudad.

Mi casa tenía un bello pórtico donde cada día se abrían los brazos de mi amada madre para recibir mi beso tibio de una larga jornada de escuela, en esa época tendría yo 12 inocentes años y la vida no era para nada una complicación solía preguntarme si las cosas siempre serian así de fáciles, pero quizás no quise responderlo, por que sabia la repuesta sin que esta aun pasara por mi mente. Por que a una determinada edad uno sabe que ya no es un niño y que la vida ya viene maquinando las trampas de las que debemos aprender a escapar.
Vivía una de las mas dulces etapas de la vida de un ser humano, creo que fuera de todas las cosas es una etapa que aun viven muchos humanos, aun son niños aun juegan solo que con dinero, aun ríen de cosas sin sentido, ven televisión de la misma manera boquiabierta como los niños, solo que ya no ven dibujos animados ahora ven deportes, mujeres o seudo programas culturales.

Además hace poco mi madre me había preparado un cuarto para mí solo.
Mi propio cuarto, aquella idea me tenia muy feliz por fin tendría un espacio para mi y mis cosas era un lugar simple y modesto pero muy importante para mí aunque no poseía una puerta era lo de menos, pues siempre busque la manera de encontrar mi privacidad fuera de mi casa. Tenía algunas gavetas en mi pieza con aquellos juegos de madera y algunos libros que me había regalado mi abuelo, la mayoría eran de la biblioteca central, los cuales nunca devolvió, se veían bastante gastados pero aun así podía sacar de ellos valiosos mensajes. Gracias a eso más adelante me dedique en parte a la literatura.

Mi ventana era de madera un poco astillada y daba directa a un cerro bellísimo, no por su vegetación, ya que no la poseía. Era prácticamente un gran desierto, era algo desconcertante, rodeado por un misterio, aquel secreto que siempre me llamo introduciéndose entre mis sueños, y que hasta muy poco tiempo atrás obedecí.
Era un llamado personal, era una voz susurrante que me pedía llegar a su cima y conquistar mas que eso, conquistarme a mi mismo descubrirme, buscarme y sondearme por completo pues en ese alejado lugar desprovisto de gente yo podría por fin aprender a escucharme. Abriría de esa manera el arcano secreto que es mi propia persona.

Aprender a intimidar con mi propia personalidad cambiante y saber la respuesta de aquellas dudas, tan internas que aun desconozco, esas dudas supremas las cuales solo tú te respondes y solo tú comprendes.

Son aquellos los llamados que nunca obedecimos, y son los que duran por siempre pues se nace con las marcas y la mente lo sabe solo que uno no lo acepta y renuncia cobardemente. Porque pasara aquello me preguntaba siempre yo. La mayor parte de las dudas veo que los adultos las ahogan en alcohol, drogas, trabajo, estudios, política etc... Todo tipo de artes envenenadas. Porque el intelecto no podía responder existencialidades, que podría yo sacar rompiéndome el cráneo si la verdadera esencia de la verdad nace de otra parte no de la mente ni de los sentimientos menos de los instintos, a que le preguntaría ¿a mi cuerpo? No, lo que si sabía es que quizás subiría algún día aquel cerro, quizás no en este momento, eso lo tendría que ver con el tiempo.

Hablar un poco de mi vida seria de poca importancia, pues era bastante tranquila en determinados momentos, cuando no deseaba complicarme. Bueno sobre mi personalidad en si era un tanto ensimismada, me dedicaba de pequeño a escribir poesía barata y tenía por sobre todo una obsesión enferma al cielo, siempre sentía que este me hablaba de noche y que mas adelante cuando pudiera comprenderlo me diría las verdades que se le ocultaban a la mayoría de los humanos, me rodeaba con esos adultos que nada sabían de la vida, aun siendo tan niño, no entendía la tendencia materialista de apego a lo irreal de los adultos.
Nose por que yo me sentía diferente algo nacía dentro de mí ser, algo que me dictaba una diferencia inefable algo difícil de describir pero existía ese factor que irrumpía de vez en cuando en mi mente alejándome de los materialismos establecidos por la vida mecánica.
Una de mis admiraciones de pequeño fue y será siempre lo que mas marco una diferencia en mi vida, un antes y un después, la sutileza y el caos, todo se encontraba en Cielo Y bueno a esa edad lo mí lo más cercano a ese bello cielo era aquel cerro tan alto y magnifico que rosaba con su figura el firmamento. Para mi aquel monumento significaba mi propia persona pues me sentía tan solitario como aquel montículo y a la vez tan acompañado por personas que ni les importa lo que eres.

Era mi propia batalla, si lograba subir mas adelante seria muy feliz pues seria como escalarme a mi mismo y sentiría por fin como seria ver las cosas de arriba con una posición suprema, y de esta manera podría juzgar las cosas que siempre ansié. Era toda una comparativa entre eso y aquello, entre el cerro y mi propia persona, el tiempo que trate de buscar las respuestas fue apremiado por la sapiencia del mal, aprendí en aquel montículo desolado a batallar, a escucharme, sin miedos a revolucionarme contra las cosas que no tienen sentido y se les da valor, a lo virtual que termina siendo adorado como un dios. Mas lo único verdadero para mi ahora soy yo. Y no el montón de mentiras que aprendí de la boca de los demás, sus dichos tan faltos de amor, cada vez que me conozco más me doy cuenta lo cercano que soy a este peñón, su soledad, su grandeza, su fuerza, su verdad, mil cualidades que pensamos atesorar pero solo atesoramos los miedos y los juicios de un pasado maltrecho, en mi niñez incluso las cosas eran mas claras que en este momento de recogimiento interno, comprendí después de largos años, que la chispa nunca se apaga, siendo que pase por miserias interiores tan grandes que solo me llamarían demente si les digo. Que soy Feliz





Aquel cerro, era mas que cualquier descripción humana pudiera narrar, pues para mi persona era algo casi desconcertante, algo que unía los extremos de bien y mal el cual me mostraba que toda paradoja se puede solucionar que todo es parte de una gran escala de medidas de lo mismo bien y mal, odio y amor, oscuridad y luz son extremos de lo mismo no son tan distantes, ni siquiera para llamarlas antónimos, muy por el contrario todo lo existente tenia dos caras y ninguna era la correcta o la incorrecta era solo una opción valida, solo que nosotros vemos bien y mal solo sabemos separar y nunca darnos cuenta que todo se origino de un único propósito no de 2 solo que nuestra mente y los sentidos entregados hablan de polaridades solo eso, positivo y negativo no son solo mas que extremos de algo llamado polaridad, pero comprendiendo que un factor tercero hace que caigan por tierra nuestro separatista sistema de pensamiento. El elemento neutro.

Un ejemplo seria hablar del frió y calor son solo partes de una escala llamada temperatura, nunca podremos decir donde termina el frió y donde empieza el calor ya que son cosas graduales, así como el amor y el odio.

Ya a esa edad escuchaba siempre rumores provenientes de la mala reputación que le daban a este cerro. Mis padres siempre me decían que hay vivía el mismísimo diablo y que las personas que subían no volvían cuerdas o peor aun no volvían nunca más, entre otras cosas insulsas proveniente de gente muy estúpidamente miedosa, quizás nadie se atrevía a subir ese bello cerro porque era agotador, o solo porque allí no había nada más que ver y todas las ciudades necesitan sus pequeñas y estúpidas leyendas, entre las cuales algunas son ciertas y otras falsas.

Pero mi mala suerte no me dejo escoger, fui estúpido y nunca obedecí quizás por el hecho de que era algo de adentro lo que me impulsaba y no simplemente mi curiosidad.

La mayoría de nuestros sueños, aspiraciones y deseos. Vienen de un lejano lugar de un mundo de fantasía inimaginable, la belleza sutil va agitándose cuesta abajo cristalizando y realizando los sueños, el hombre nació sin limitaciones, pero el hecho de pensarlo lo llevo a limitarse. Cada chispa en nuestro ser es la misma chispa del espacio infinito, ilimitada en poder y sabiduría, solo siendo un verdadero niño exploras aquellas esferas sutiles, la mente es solo un gusano en la cabeza cuando no sabes usarla. Aquel mundo mágico es el mundo de las causas.




Todos los días de camino a mi escuela admiraba aquel cerro que daba la bienvenida al bello sol empujándole hacia arriba lanzándolo al cielo, invitándolo a bañarnos de rayos solares, los cuales traspasaban cada silueta, inyectándole vida a cada rincón del planeta, los rayos pasaban a tornarse de un maravilloso color dorado a unos bellos tonos plata, como si estuviera hecho de oro, o de algún tipo de metal resplandeciente. Eso me hacia pensar en las culturas antiguas, que tanto adoraban el sol, algo debían saber ellos que ahora en tiempos modernos se estaba ocultando, ¿acaso solo seria una bola de fuego?
Según los estudios científicos eso era, solo era un niño que podía debatirles yo.

Aunque ya bien entrada la noche su fisionomía era completamente diferente, tan oscuro y majestuoso como un gran ser, custodio de la pequeña ciudad construida a sus pies, era un ser con vida un dios bello irradiando luz y un ruin demonio nocturno que podría destruirlo todo con solo pensarlo, cada vez que pasaba por el camino le saludaba con respeto como si fuera una persona y me escuchara. Pero de madrugada me hacia tener sueños espantosos donde veía que aquel cerro se partía a la mitad como un huevo, dando vida a un ser majestuoso proveniente de otro mundo, era tan grande aquella criatura y me perseguía con sus pies enormes rompiendo todo a su paso y yo su único objetivo, como si tuviera algo que decirme, por suerte siempre escapaba a tiempo y mi cuerpo sudado y maltrecho yacía en el suelo, varias veces el miedo fue tan grande que daba gritos y lloraba en mi pieza, y cuando me asomaba por la ventana para asegurarme que el cerro estuviera bien, se podían ver destellos grandes como estallidos silenciosos que cubrían todo el cielo de la ciudad por una milésima de segundo.

Era todo un espectáculo del cual nadie podía disfrutar ya que se dedicaban solo a ver lo que les chocaba al rostro y no lo que hay más allá de eso, pero yo tenía el asiento en primera fila, mientras los demás solo seguían sus patéticas vidas.

Como quisiera tener hoy una vida patética realmente envidio el estar ciego e ignorante. Por que la responsabilidad es nula, y hoy por hoy que cargo mis errores a mi espalda, como una cruz del calvario, comprendo que realmente pocos se adentran a sondear los arcanos de la naturaleza, por que se debe tener el valor de luchar contra el peor enemigo del hombre, su propia corrupción, su ignorancia tan justificada, por si mismo cegándose a la verdad, a veces el problema no es buscar las verdades es creerlas, los grandes sabios lograron encontrar el porque de las cosas, pero seguimos siendo tan torpes y ciegos negando lo que nuestro propio interior grita. Seguimos creyendo en líderes sin una pizca de amor.











Tenía una manía por la soledad pensaba que esta me enseñaría algo. Por lo menos una pizca sobre mí, algo sobre todas las cosas. Aquella verdad dormía en mi mente y no podría despertar sin el estimulo de ese ser que se revolcaba entre mis pesadillas más agudas, de entre mis temores obtenía chispazos de una realidad, fragmentos de una verdad que muy adelante comprendí era la real.

Que mejor realidad que la verdad y no la mentira que vivimos, la bella verdad, ahora comprendo muchas cosas pero preferiría que todos pudieran verla, cada día vivimos sucumbiendo a placebos de una confabuladora mentira, de un Plan. El plan por el dominio de tu propio ser.

No es un escape a nada, ni menos una manera de evadir los problemas pues no los tengo, es un llamado interno es mi legado eterno. Es una revolución contra mi propia psiquis

A veces nos sentimos tan capaces de derrotar a alguien, vencer a cualquiera de las bestias de un safari, tomar un arma y un puñado de hombres y conquistar la mas inhóspita tierra, pero ninguna de esas victorias es de sabor dulce como la miel, paradójicamente nos crea un vació tan extenso e imposible de llenar, creamos un abismo de deseos y peleas de nunca acabar. Por un poco de tranquilidad, tiempo me costo y en las alturas finales de mi desgastada vida pude ver gracias a los tormentos demoníacos que la batalla mas dura de toda la galaxia, la que nunca nadie quiere dar, es contra si mismo, contra la legión demoníaca que habita al interior de nuestras propias mentiras.

No tendría palabras para recapitular los sucesos de mi tormentosa vida arrojada a los demonios, que muy bien me dieron placer, fama e intelecto, mas me arrebataron lo más preciado

El amor, la paz, mi vida completa. Es tiempo de exhalar aquella negra laguna donde nadan los seres amos de la ignorancia. Es tiempo de la muerte.

Aquella luz que nace en la noche
Aquel faro lleva tu nombre
El amor, dulce llama inextinguible
Mi barcaza zozobra en un negro mar
Torrentoso, oscuro y profundo como la ignorancia
Como los jirones de mi mente tan ciega
Veo el faro, veo tu rostro
Mas no veo mis remos, solo veo bestias bajo de mí
En la orilla me espera mi amada, con la medicina
Aquella capaz de matar, de eliminar el caos
Aquel que habita por miles en mi decadencia
Deseo llegar, aunque sea remando con mis manos
La lucha es mas dura de lo que creo, pero es por
Amor.



Me dedicaba a despertarme cada noche luego de una de las sombrías pesadillas, aquellas que me dejaban agotado y sudoroso y anotaba todo en mi pequeña agenda, donde podía sacar ideas para mi poesía y luego solo quedaba un grandísimo momento de dolor y el vació me dejaba recordando aquellas imágenes tormentosas de final, solo podía sentarme a ver el cielo coronado con miles de estrellas que entre más las miraba más me sorprendía era mi espectáculo, yo ya no observaba el cielo yo ya era prácticamente observado por él, por la gran luna tan bella tan suave y alta, fue la primera fuente de muchos de mis pensamientos chocantes me hacía pensar de manera extraña y divagar por mi habitación.

Para mi eran solo juegos. Juegos que terminaron afectando mi propia existencia.


Ya en un tiempo más crecí como todo joven normal alcanzando mi adolescencia.
A una corta edad de 16 años ya me dedique seriamente a la literatura haciendo pequeñas criticas en el diario de mi escuela, tenía una columna llamada rincón literario y escribía pequeños ensayos bien evaluados por mis compañeros y profesores, varias veces solo escribía idioteces referente a mis sueños trastornados y bizarros y eso le encantaba a la gente.

Es bien sabido que a la gente le mueve el mundo leer de dolor y destrozos humanos sin comprender que todo aquello tan externo, sucede a cada segundo en su propia mente, en sus centros intelectuales se viscosean las asquerosidades de un mundo demoníaco.

Siempre me encanto la literatura de Edgar Allan Poe y gracias a él quizás escriba tanto. Ya casi salía de 4º medio y tenía que pensar donde seguir mis estudios, ya que en mi ciudad no habían universidades donde la literatura fuera una rama, por lo mismo me deje estar un tiempo olvidándome un poco de aquel cerro y mis castigos mentales.

Solía escapar un poco con la lectura llenando mi mente de intelectualismo. Llenando cada segundo con lecturas varias, mis favoritas eran las de fantasía, llenaba mi cabeza de supuestos y de quizás. De leyendas exageraciones humanas y tragedias.





Hasta que llego uno de esos días, de entre muchos, los cuales son recapitulados en tu mente cuando la agonía de la muerte llama a tu puerta. Aun recuerdo, si. Por que fue un bello atardecer, que llego tan cálido como nunca y lleno de matices rojizos. el aire que abrasaba mi cuerpo, hundiéndolo en un ambiente un tanto armonioso el cual fundía mis pensamientos con aquellos rayos que mueren tras el horizonte del mar. Caminaba tranquilo hundido un poco en mis divagaciones, cuando en ese preciso momento que observaba aquel cerro como siempre que volvía caminando. Mi vista apunto la parte mas alta de su fisonomía desértica y divise una figura humana como de 1.69 metros aproximado, era como un vigía viendo la ciudad, como escogiendo el destino de nosotros, como si todo fuera un juego. Supe de inmediato que me había visto pues apenas distinguía su silueta. Pero había algo raro en el, su presencia devoraba el ambiente, y era cada vez mas clara la intención de búsqueda de que algo quería encontrar. Pude ver su rostro estando incluso tan lejos, como si mi vista se desplazara por fuera de mis ojos llevándome a otro tipo de percepción, de pronto la figura se hundió en el suelo sin dejar rastro alguno.

Creo que eso me mantuvo bastante ocupado el cerebro, hasta pensé en escribir un cuento a cerca de el extraño suceso. Pero lo descarte pues necesitaba conocer el cerro para poder escribir a cerca de él. Y las ganas de subirlo volvieron como en los viejos tiempos donde añoraba con todas mis fuerzas buscar el rose místico del cielo en aquel cerro.

Sentir mi cuerpo al limite del cielo, tocar con mis manos el aire tan puro como la mente de un niño, sentía aquellas fuerzas como renovadoras, era un algo que me confundía pero me gustaba en sobremanera, un sentimiento un tanto inefable que volvía a poner en marcha nuevamente las fuerzas de mi niñez.




















Capitulo Tercero
La Excursión


La vida avanzaba, mi mente tan rara y desocupada , recordaba muchas veces los tiempos originarios cuando aun yo no existía, esas preguntas me mantenían siempre atento vivía bellamente mi adolescencia lleno de sueños de niñez, un poco frustrado por dudas sórdidas, Pasaron algunos meses y la idea de subir me seguía atormentando incluso los sueños repetitivos volvieron, nuevamente veía ese ser hay tan alto, buscándome destrozando todo a su paso, y yo un pequeño humano corría por todos lados, aquel cerro en su interior tenia algo, podía sentirlo cada vez que lo observaba de reojo, no soportaba mas su presencia tenia que enfrentarlo y decidí tomar cartas en el asunto, comencé a salir de noche diariamente a caminar y pensar, me gustaba caminar por los alrededores del cerro mirando el cielo, las estrellas y la bella luna desplegando su magnífico reinado lunar. No hablaba con nadie ni salía acompañado, por lo mismo nada me detenía en los pensamientos extraños que tenía. Un día como cualquier otro quise conocer aquel misterio del cual tanto yo me auto-torturaba se me vino a la mente y sentí en el cuerpo la fuerza y el entusiasmo de un niño que curioso y sin miedo a nada le teme y con lo que traía puesto me puse en marcha, aun recuerdo como esa idea daba vueltas una y otra vez revolcándose en mi mente hasta segundos antes en que emprendiera La excursión.

Escogí una noche de invierno pues el frio se apoderaba del ambiente creando una atmosfera tétrica y eso me ayudaría mucho a recrear el ambiente en mi cuento. Sobre aquella figura aun pensaba en el titulo de mi cuento, pero sobre todo pensaba en ese ser, me daba un poco de miedo, luego pensé que seguramente el ya no estaría en el cerro. Pero muy de trasfondo, detrás de todos mis deseos estaban aun más escondidas, las ganas de conquistar lo desconocido.

Traía conmigo una botella de agua mi diario y mi lápiz dentro de mi mochila ya con eso me sentía completo. Con la excusa con la cual salía todos los días, la caminata nocturna para inspirarme en mis seudo poemas, supuse que mi madre no se preocuparía si llegaba mas tarde de lo normal además solo subiría unos minutos, y me sentía seguro por aquel beso materno de protección y las muy bien dadas bendiciones

Recuerdo que esa noche antes de animarme a subir salí de mi casa con la extraña sensación fría en la espalda como si cargara algo más que mi cuerpo, mis sentidos completamente despiertos por la dosis de café, buenas zapatillas, el blue-jean gastado y mi mochila. Estábamos listos y comenzamos abriéndonos camino por el basural que tenía el cerro en su parte más baja, partí a una hora prudente pues tenía pensado volver en unas 2 horas
Había dejado mi hogar a las 9:30.





Me encaramaba por ese enorme cerro plagado de silencio, oscuridad y temores, esos miedos ocultos que se revuelcan secretamente entre las piedras y solo yo podía sentirles pero no verlos. Las luces apagadas de la ciudad de a poco se mesclaban con las estrellas daban un siniestro juego macabro de luces. La pequeña ciudad se iba quedando a mis tobillos que lastimosamente se embarcaban a algo desconocido.
Me hice con una vara para que no se dificultara mí andar y procedí a la caminata que prometía muchas sensaciones nuevas además de dudas.
Hasta ese entonces todo era claro, mi objetivo era caminar un rato quizás solo un par de horas ver un momento el bello cielo, admirar la luna y embarcarme en alguna idea para escribir mi pésima poesía.

Avance firme caminando seguro por ese terreno moribundo, el paisaje era cada vez más desolador y sórdido, en cuanto más avanzaba ese maldito frió aumentaba, al grado de hacerme arrepentir todo lo planeado, quizás eran alertas, quizás el mismo cielo deseaba protegerme, quizás muchas cosas, y ninguna quise oír.

Pude visualizar el lugar donde había visto al extraño ser que observaba la ciudad, era tan solo una roca en forma de sillón, la cual daba directo a un gran barranco quizás había sido un suicida aquel día, quizás muchas cosas realmente estando en ese lugar la piel se me ponía de gallina, tuve miedo, pero no era ni una pisca de lo que sentiría esa noche, no lo advertí pero quizás fui estúpido. Quizás la mejor idea que podía haber tenido en ese instante hubiera sido retirarme. Pero no, la curiosidad mato al gato.

El cielo de algún modo estaba extraño y las sombras reflejadas en la tierra eran irreales, como si la luz viniera de ángulos adversos a la luna, como si los rayos salieran de abajo de las rocas, quizás era solo mi débil mente atormentada pero se veía mal, pero aun así cada instante que mi rostro apuntaba la luna era tan clara y bella en el cielo. Yo creo que eso era lo único que me motivaba a seguir mi excursión, lleno de miedos, aquel astro guiaba mis pasos y cuidaba de mi como si fuera mi propia madre, era su bello tiempo la luna dictaba cada sombra por lo mismo eso me dejaba tranquilo, pero aun así muy adentro mi mente estaba un poco intranquila, y al aparecer lo advertía y no lo quise aceptar.

Es demasiado difícil describir lo magnifico del magno cielo que en el oscuro horizonte se fundía con la tierra dando un raro ambiente, como si ese trozo de tierra no perteneciera a este mundo ni a ninguno conocido por la humanidad, era todo tan bellamente extraño, opacado por una misteriosa bruma tan espesa y maligna que a lo lejano parecía humo. Como un gas emanado desde el interior de las cámaras más ondas del pútrido infierno.

Yo sentía como de a poco esa atmósfera afectaba en mi mente y podía ver a la cercanía un punto rojizo vivo pero supe de inmediato que eran llamas, por el danzante movimiento de la luz que de vez en cuanto se alargaba y se contraía en extraños ciclos como un demoníaco compás anormal, ya que las llamas entre mas yo me acercaba podía notar lo rápido que se movían como violentos látigos que rasgaban el cielo entre sus abrasadoras llamas y luego de un bello espasmo el fuego se tiño de un azul índigo muy bello. Que me hipnotizo y de algún modo me sentí obligado a buscar más cercano la calidez de esas abrumadoras llamas. Que bajaban como a buscar fuerzas de la tierra, para luego descargarlas contra el magno cielo. Deseaba profundamente el abrazo de esa fogata, mi cuerpo friolento pedía a gritos tan solo un abrazo.


Avance un buen trazo en dirección a las llamas, pero aun a cierta distancia me detuve ya que observe a mis pies algo muy extraño, eran dibujos enormes hechos con muchas piedras y todas dentro de una bella simetría, eran líneas rectas que venían de todos los cerros de alrededor y llegaban a un centro único donde cobijaban entrelazándose y abrazando la majestuosa fogata.


Quede anonadado frente al escenario en el que yo me encontraba seguí cada línea con la vista y todas tenían una especie de unión entre los muchos dibujos habían mayormente figuras lineales. Que daban la sensación de una bella armonía ya que bajaban de cada rincón de todos los cerros a ese núcleo, era un círculo hecho con piedras de un mayor volumen y en su centro esa fogata que ardía ya solitaria.

Estudios posteriores me hicieron comprender que aquellas líneas contenían algunas galaxias dibujadas lo cual me hizo suponer que se trataba de un plano galáctico.

En ese momento no me extraño saber que no había nadie o nada que originara el fuego ya que ardía desde el suelo y no había nada que creara una combustión como para darle vida a esa mística fogata, era como si ese fuego fuese una invocación pues sus movimientos mostraban algo de vida, un extraño compas que detuvo mi propio corazón alterando mis latidos.
Ya más seguro en mis pasos y con la mente en un estado de desplazamiento me aproxime a la fogata que de alguna manera ya al estar bien cerca logre darme cuenta de algo extraordinario, entre más me aproximaba a ese ardor no podía sentir calor alguno y eso me dio escalofrió pues racionalmente el fuego quema y provoca calor a su alrededor. Quizás estaba tan asustado que ya no sentía calor o ya mi mente no estaba dentro de todos sus cabales.
En una decisión espontánea y algo compulsiva toque con mi mano el fuego que se sentía suave como agua, y no sentí miedo al tocarla, al contrario en un derroche de valor adentre mas mi mano hasta el codo y sentí una suave brisa helada en la punta de mis dedos, rápidamente retraía mi mano y la retire completamente, luego de un momento de reflexión, se me ocurrió una idea e introduje la vara de madera al interior de este extraño fuego y no sufrió daños ni quemadura, al parecer este fuego no producía daño alguno y lance completamente la vara de madera al interior y en ese instante paso lo extraño ya que la vara no descendió nunca al suelo, como si no hubiera caído nunca a la tierra o quizás no escuche su sonido. Pero me puse a buscarle por todos lados y no estaba detrás, ni a los costados de la fogata. Y haciendo algunos aspavientos me pregunte en voz alta

- Donde quedo la maldita vara ¡¡



En ese momento sentí algo mal, mis oídos se taparon y el silencio devoro completamente el aire.
Y ya ni la gran fogata emitía un solo susurro. Era un silencio inmundo que fastidiaba de sobremanera, que se apoderaba del todo creando un ambiente terrible, y vi que un espectáculo irracional se desencadenaba en aquel lugar, este comenzó a vibrar haciendo que mis pies se volvieran inestables y percibí un olor como a pestilencia.
El suelo perdió de algún modo su gravedad en parte, y mire mi reloj ya era media noche, fue insólito pues este marcaba las 12:00 en punto.
Mire el suelo y las sombras se marcaban con fuerza como si estuvieran dibujadas con una espesa tinta negra como el alquitrán.

Todos los dibujos eran de algún tipo lineal, pero muy abstracto formas irreales y poco entendibles, originadas por todas esas piedras, de alguna extraña forma el cerro cobraba vida latiendo fuerte muy similar a un sismo, y en cada espasmo de la tierra el frio aumentaba
Al grado de hacerme exhalar vapor.

Las piedras vibraban sutilmente y me sentí paranoico de una rara forma como si me persiguiera algo enorme y muy pesado, no quise hacer trabajar mi mente en imaginarlo, era como si eso me observara súbitamente escondido tras un gran telón.
Mi vista cambiaba de lugar rápidamente tratando de observarlo todo como en estado de alerta, paranoico daba muchas vueltas rápidamente no dejaba mi espalda desprotegida.

Al horizonte había una cadena de cerros todos casi del mismo tamaño haciéndose casi uno solo y note como una suave pero tétrica luz salía detrás de ellos, al principio era como cuando la luna sale tras los cerros pero cada vez que esta salía más arriba lentamente se hacía más grande y su diámetro superaba ya el de la luna.
Mi mente descarto completamente la luna pues volví la vista y la luna se veía fuertemente abrazada al cielo como lo había estado toda la noche. Y esta nueva luz ya alcanzaba un diámetro ovalado como una gran luna aplastada, ya era algo magnifico que inspiraba un miedo horripilante, una sensación de final un caos enorme y muchas más cosas que no podía dimensionar, mi cabeza se unió al zumbido del cerro y dejo de molestarme por un instante, una bella armonía que me embriago por instantes me tranquilizo e hizo que mi miedo se detuviera, no veía tan aterrador ese ovalo blanco y sentía seguridad en esa cosa como una llamado que despertaba , un llamado dormido de hace muchos años atrás quizás de antes que yo existiera, de mucho tiempo atrás antes de que todos pisáramos esta tierra ya contaminada con el caos humano.

Fue la primera vez que deje de estar atento a mi, comencé a soñar y el letargo duro años, casi toda mi vida, desde que nefrascka se apodero de mis sueños cada vez veo la muralla mas alta, y es la misma muralla que edifico yo orgulloso puliendo los ladrillos con caos, encerrando y haciéndole una cárcel a mi propia felicidad, sepulte algo divino por un sueño lleno de caos y placeres.

En ese momento note que algo se revolcaba tristemente en mi interior, una realidad que dañaba y no deseaba creerla, era algo maligno que desde las profundidades de mi mente salía a la luz esa noche y que nunca, quizás nunca más seria lo mismo, y me duele contarlo pero desde ese momento me cegué, y el poco tiempo que puedo mantener los ojos abiertos, es para dar batalla a estos demonios, no deseo que me sigan dañando.



Un final dentro de mí una y otra vez

El caos de sus palabras, tantas mentiras

Quizás verdades para algunos, para mi ya no.

Solo un poco de luz, solo eso busco

Mi mundo cae a pedazos, y tu estas allí, observándome

Como si fuera solo una broma, pero porque la ignorancia

El aparente placebo me mantenía falsamente feliz

Con eso podía vivir, podía reír aunque falsa y ciegamente

Pero ya no, ya la luna me mostró los engranajes

Ninguna noche más me sonreirá como antes

Solo torturas y cadenas, maldita sean sus mentiras, maldito seas

Nefrascka.












Avance por que una fuerza me lo ordenaba y mi voluntad se vio eliminada completamente y no pude hacer mas nada para resistirlo, la inmensa nave me llamaba y no podía contradecir.

Mis ojos fijos en ese platillo, mi cuerpo rígido y mis manos como témpanos de hielo, no había más razón que no fuera eso, una extraña magia se apodero de todo mi cuerpo y me ordeno, corrí frenéticamente en dirección a este extraño ovalo.
Y sentí ya cuando estaba muy cercano a él como la presencia devoraba el ambiente y sentí que incluso devoro mi propia presencia, en ese instante mi mente se nublo y me sentí ciego no podía ver claramente y todo se detuvo, incluso el tiempo, como lo apreciaba yo pues me ensimisme tanto en unas aterrados imágenes donde todo era lento y marchaban fugaces miles de imágenes confusas y oscuras perfiladas con mas sombras, el odio del mundo el dolor y todo lo que apreciaba era demasiado grande para mi pequeña mente que era abierta de par en par como una bóveda violada por un ser desconocido que aun no distinguía claramente pues solo traspasaban, entraban y resurgían imágenes, fue como si mostraran recuerdos que nunca tuve pero estaba en ellos de muchas maneras distintas, paisajes y eras

Vi tanto dolor como placer sin sentido y me elevaba alto más alto que la misma tierra como dejando el mundo a mis pies. Todo el final todo estaba aquí en mí.
La tierra de color gris como sin vida y a mi lado habían incontables seres pero no eran todos de la humanidad solo algunos, luego alguien tomo mi mano y al voltear mi desconcertada mirada lo vi era muy similar a mi eran fisonomías muy familiares casi semejantes a las mías, el lloraba con nosotros y nosotros sin él, sus lagrimas caían resbalándose por su semblante directo a mi cabeza y dijo que no viera pues aun no era el tiempo y sello mi mente yo solo observaba a mis pies ese planeta fallecido y luego con fuerza tomo mi mano derecha y la izquierda la tomo otro ser muy similar a el pero más alto y de rasgos cadavéricos. Y todos hicimos una gran cadena que hizo resurgir vida en el astro moribundo y este inhalo vida y se repobló de belleza. Luego me miro y dijo

- ya se ha ido, es nuestro tiempo es nuestra tierra. Nuestro Planeta sonreirá nuevamente, con su sexto hijo.

Caí fuerte al suelo empapado de sudor frío y sensación de dolor en mi alma, mis manos cubrieron mi rostro y llore, mi cuerpo adopto posición fetal y los miedos abrazaron fuerte mi alma que acababa de sufrir daños innombrables.

Creo que en ese instante de verdad debía haberme marchado pero fui tan estúpido y continué ahí en el suelo como muerto, como sin vida toda la chispa de mi fuerza se había esfumado. Sentí unos pasos que me dieron una esperanza pensé que había otra persona que había sido atraída por esa cosa blanca pues su presencia como la creía yo era humana y muy corriente, seguí en el suelo hasta que pude ver su sombra y era de promedio de alguien de 2.30 metros y eso me hizo ponerme en pie inmediatamente, pero ya no había nada detrás de mí, pero al voltear hacia el platillo sentí como a mi cuerpo lo traspasó una gran sombra helada como una filosa espada de hielo que rasgo mi alma, fue doloroso, y caí nuevamente al suelo tome mi cabeza con ambas manos sentía que esta se me iba a partir.

En ese instante grite tan fuerte como pudo mi voz y llore como un niño abandonado a sus miedos, como si mi mente, mi cuerpo y mi alma ya herejes habían sido violadas, por aquellos demonios, miles que marchaban tomando terreno en todos mis centros.

Algo me dejo atrapado en un espacio sin tiempo no pude saber ni cuando partió ni cuando termino solo pude saber que hay estaba en un suelo oscuro mientras esa figura se situaba cerca de mi, así prosiguió un momento y llego una tercera criatura al lugar.
Al parecer se conocían pues hablaban como le habla un ciervo a un maestro.

Discutían al parecer algo que no podía entender su dialecto, eran raros sonidos susurrantes y silbidos un tanto cortos como serpientes mas la otra voz era mas humanizada y por el tono de la conversación uno debatía algo mientras el de la voz susurrante repetía a modo de respuestas lo mismo una y otra vez como si fuera alguna máxima o axioma el cual daba las respuestas a las dudas consultadas por el ser de voz humanizada.

Pasaron algunos minutos que se yo el tiempo ya ni me importaba, era algo raro escuchar lenguajes desconocidos y además sentir aquellas presencias tan diferentes, no era temor el que yo sentía, mas era ignorancia y miles de teorías inflamaron mi cabeza, pero solo algo estaba claro mi mente no era la misma, algo se implanto en mi y me arrebato desde ese punto de mi vida lo mas preciado hoy, mi imaginación, mi libertad y sobre todo mi amor hacia las cosas simples ya que desde que aquella criatura entro y sembró en mi la semilla del caos que fecundando con mis dudas y regado con mi ignorancia dio frutos maléficos invitándome al caos de la perdición, la involución degenerada. Mi mente se opaco y se tiño como el carbón tan desesperada, tan falta de luz, tan falta de esperanza.
El sol dejo de brillar y la noche oscureció todo rastro de lo que alguna vez en mi mente fue lo llamado, conciencia. Se había eclipsado mi vida.

Aquellos momentos no los olvidare mas pues es cuando se rasga el manto de mi propia realidad y me roban la fe, que cuando adultos pensamos es inútil, mas no lo es, es todo un tesoro que de niñez nos pide ser usada, que podría yo decir, me a costado tanto luchar por la pequeña chispa de luz que habita en mi, en lo mas profundo y recóndito de mi ser.

Pasaron segundos y minutos horas y quien sabe días dentro de mi viendo recapitulados los momentos de mi vida, de mis emociones, de mis actos. Luego todos uno a uno eran reemplazados por una oscura decadencia.


Luego descanse unos minutos ya que el dolor era intolerable al volver la mirada hacia el platillo, este no estaba allí ni en ningún lado.

Esa noche mi mente sufría de una perdida extrema de cordura y creo que así fue hasta el final de mi existencia.



Lo que creía, lo que buscaba y lo que sentía se habían desplazado de gran manera por una manera diferente de pensar, como implantada esa noche y para siempre. Algo había entrado a mi mente algo había iniciado una distinta manera de pensar, comprendí que la conquista de aquel cerro tenia que ver conmigo mismo, subí alto pero el miedo me derroto me deje tentar, deje que el miedo entrara y seria mas difícil ahora que mi enemigo descansaba ya dentro de mi, revolcándose y escondiéndose en mis pensamientos en mis actos y en mis sentimientos.

Ya con un poco de control en mis acciones retome el camino a mi casa a paso lento y lastimoso, baje con cautela casi llorando, el gesto en mi rostro era paranoicamente extraño como si yo estuviera esperando que pasara algo mas, pero por suerte no paso nada anormal.

En ese momento.

Llegue con un semblante bastante destruido a mi hogar, que me abrazaba ya con un cálido aire, fue la primera vez que aprecie tanto el calor del hogar, supe valorar las cosas que estuvieron siempre gustosas a mi lado sin que yo le diera las gracias. Tanto recordé la belleza de las cosas como mi madre y mi alcoba humilde pero tibia.
Quise darle las gracias a todo aquello pero era tarde y ya nadie estaba despierto, no había nadie a quien contar la historia, además para que si nunca lo creerían. Mis padres eran completamente alejados de cualquier duda existencial, supe que sería una pérdida de tiempo comentárselos, así que me saque lentamente la ropa aun creyendo que eso no había pasado y la sensación de esa brisa helada que atravesó mi cuerpo aun no se marchaba, mis manos eran unos témpanos realmente y mi cabeza dolía como si algo me atravesara la sien. Pero aun así solo anhelaba dormir y dejar esta pesadilla como solo una aventurilla traumante que podría contar.

Me puse mi ropa para dormir y como todos los días normalmente me recosté para que prosiguiera el sueño, la luz de mi pieza se despidió de mí y la cortina que murmuraba danzante con la brisa nocturna se acallo luego de un instante pues ya mis ojos cansados caían como verdaderas pesas y mis manos heladas apretaban mis pantaloncillos todo se fundía en armonía y se dibujo una leve sonrisa que fue relevada por un largo bostezo y mi mente callo suave entre los acogedores cojines color rojo carmesí. Sentí como mi cuerpo se balanceaba cuando está a punto de dormirse y sentí un gran regocijo que fue desplazado por una voz, una extraña profunda y aterradora voz que relacione de inmediato con ese platillo y ese frió que quedo perpetuo en mi alma, las imágenes eran lentas como que palpitaban y le vi a él supe su nombre antes de preguntarlo, era Nefrascka una especie de humanoide de gran estatura de pacifica mirada como de maestro sabio. Por cada imagen latente el estaba más cerca y más claro era su rostro, que muy detrás de sus ojos escondía algunos rasgos similares a los míos.





El no tenia cejas y era muy delgado además de extremadamente alto alcanzando fácilmente los 3 metros de estatura, en su cabeza no se hallaban pelos solo extraños dibujos en la frente, su cráneo era sutilmente alargado hacia atrás y tenía como una punta dura justo en la parte final de su prolongada cabeza, tenia pómulos duros y una extraña boca de pequeñas dimensiones como dibujada prácticamente, este ser flotaba graciosamente en el aire que prácticamente se fundía con él pues no era completamente solido más bien era traslúcido. Sus ropas eran medianamente ligeras ceñida a su cadavérico cuerpo y más bien era un traje de una sola pieza, color negro con una franja roja.

De pronto extendió sus manos y el entorno donde estábamos cambio completamente y fue modificado, ahora todo era magníficamente bello y me traía recuerdos de sueños anteriores que nunca había tenido, era una ciudadela bella decorada con tonos grises y dorados de altas torres como las que cuando pequeño yo dibujaba.
Algo era raro tanta belleza, era como en aquellos sueños donde lo bello era sobrecogedor por su perfección no era aquella belleza simple y hermosa del alma era de otra parte de otro modo mas no quise cuestionar la belleza quien era yo para saber lo que era correctamente lo bueno, debí haberlo analizado bien en aquel momento pues a veces las cosas nunca son como pensamos mas bien son como las sentimos.

Este lugar era magníficamente detallista y mi mente descansaba admirando la belleza, era tan extraordinario que se podía ver a lo lejos una cascada color verde claro que hacia un gran sonido como armónico que al caer de tan alto hacia que las miles de partículas acuáticas flotaran dibujando un bello arcoíris, podía ver mucho y a donde apuntara mi vista, el horizonte no existía ya que lo veía todo, pues cada piedra y cada muralla tenia vida y alguna historia que contarme.

En general era el lugar más bello que cualquier mente humana podría dibujar, ningún lovecraft podría tan solo imaginarlo, ni mentes de prodigios murmurar vagamente sobre esto. Era tan simple y bella la arquitectura que infundía una inspiración a cualquier persona. Que puedo decir de la música emitida por la cascada que se fundía con sonoras notas a la briza cálida que movían mi cabello y me hacia desplazarme completamente de todo llegando a desear vivir una eternidad apreciando el tan esplendido paisaje.



Nefrascka me llamo por mi nombre y me hiso despertar de mi enajenación, su vos sonó solo una vez y con suavidad, emergí de inmediato a su lado como por arte de alguna invocación, me pidió que lo acompañara a una gran biblioteca.

La Gran Biblioteca Ascasica la fuente de todo el conocimiento en el universo, en donde cada dios debe estudiar eras y eras para lograr su conocimiento, esta aula magna contenía en si la verdad absoluta del universo, las respuestas y las soluciones a todo.




Nefrascka a mi lado haciendo sombra con su larga silueta me dijo:

- La verdad es una sola en si misma y se sostiene así misma como un sistema independiente y nosotros solo somos simples reflejos de ella, hijos de un dios madre y padre todos tendremos rasgos pero nunca seremos la misma esencia creadora, pues esta lo abarca todo y a todos, es en si la misma materia la que sintetiza la verdad y nuestras limitadas mentes solo tienen pequeños fragmentos de esta, pero lamentablemente lo llamado intelectualismo no deja que la veamos cabalmente, pero es algo tan simple y compleja a la vez, por lo mismo a nadie se le puede adjudicar la verdad ni menos negar y prácticamente todos podemos llegar a contactarla pero para eso se debe dejar la carne que los humanos llaman cuerpo. Y escapar mediante otros métodos investigativos.

Luego pasamos por un gran corredor colorido lleno de libros, miles y miles de todos portes y grosor ese lugar era fascinante y cada libro explicito en lo que deseaba enseñar.
Era una bella biblioteca como nunca lo pudieron apreciar los ojos carnales, y yo estaba ahí en La gran Biblioteca Ascasica con hambre de leer cada libro y cada pasaje de todos esos preciados tomos, vi una multitud de criaturas leyendo de esos libros eran todos diferentes algunos ni siquiera tenían extremidades a otros les sobraban manos o mejor dicho tentáculos. Pero de que había muchos seres estudiosos, los había en gran cantidad. Y yo seguí mi camino escoltado por Nefrascka me pidió que me sentara en una silla de extrañas dimensiones, y su largo brazo alcanzo el ultimo nivel de un estante y bajo un pequeño libro que apenas y le caía en su gran mano y lo puso sobre la mesa, este ejemplar era del porte de la palma de mi mano o un poco más pequeño con letra muy pero muy extraña que yo en ese instante si podía entender, y me dijo

- guárdalo no es tiempo que lo leas, quizás nunca podrás leerlo pues es para tu hijo que aun no nace pero ya tiene un espacio en este lugar tan bello, estas en una etapa de niñez y tu oscura mente no comprendería todas estas cosas.

Me puse de pie y seguimos caminando por esos laberínticos lugares de la biblioteca más grande, de lo que yo podía imaginar. Nefrascka en ese lugar debía ser alguien importante pues todos le asentían con la cabeza cuando pasaba conmigo, como en una especie de saludo, me observaban detenidamente y dirigían la mirada hacia Nefrascka

Me daba una leve impresión que quizás el ya había leído la mayoría de los libros y quizás era alguna especie de deidad de otro planeta, plano o dimensión
Pues sentía que todos esos seres eran deidades potenciales y que yo solo era un insecto turista en aquella biblioteca, pero me sentía inflamado de alegría, el solo hecho de estar dentro de aquel lugar donde solo entrarían supuestamente los seres más sabios del infinito universo, me hacia sonreírle a cada una de esas feas criaturas






Seguimos caminando, luego al parecer llegamos a una sala más importante pues no había nadie en su interior. Era un gran salón circular tan grande que parecía una cúpula, con una bella ornamenta dorada y en su centro un altar con extraña forma echa de un gran monolito con muchas inscripciones fue cuando ese nombre atrajo mi atención en la parte media de ese monolito en un raro lenguaje decía Zentoide había una pequeña leyenda bajo su nombre y Nefrascka no dejo que yo la estudiara, nos elevamos sobre la parte más alta de la extraña piedra y nos situamos a una distancia moderada de ahí.

Nefrascka extendió sus largos brazos y dijo unas extrañas palabras como conjurando, y el ciclópeo tótem comenzó a brillar extraño, no completamente, solo sus raras letras de un característico rojo fosforescente. Luego una cegadora luz castigo mis pupilas y sentí como mi cuerpo perdía su consistencia sintiéndome casi tan ligero como el mismo aire.



Fuimos arrastrados a otro lugar, era como la parte céntrica de esa bella ciudad y había más movimiento que en la biblioteca, pues estábamos fuera de una especie de templo alto e inimaginable era bello su arquitectura era más bien moderna pero no podía decir que tipo de arquitectura pues nunca había visto algo similar. Y al alzar mi mirada al cielo vi varios de esos platillos que yo pude reconocer en el cerro aquella noche.

Nefrascka poniendo su largo y delgado cuerpo fijo frente a mí me dijo:

- Escuche señor pues se lo diré tan solo una vez y espero usted mantenga el secreto con sus compañeros humanos pues es revelación y tan solo a usted se le a asignado tal información que además es sumamente importante

Trate de abrir prácticamente mis oídos para tragar toda esa información que según Nefrascka era sumamente seria. Tan solo dio una pequeña pausa y continúo

- Su hijo será el portador de grandes dones, no admirables para su raza al contrario quizás el sea perseguido y rechazado por la terrena humanidad pero es de suma importancia que el tome su lugar y sepa que tiene tales dones. Pero no se preocupe el de inmediato se sentirá con la suficiente fuerza para comprenderlo solo, y quizás usted no este para comprobarlo.



Luego sin más Nefrascka se fue y desapareció en aquella ciudadela extraña en la que ahora me encontraba solitario.

El lugar era bastante bello e irradiaba esa naturalidad simple, pero algo había tras tanta belleza, ya hace ratos veía el mismo ser muy cerca y rondando los pasos míos y de mi acompañante, era algo así como una extraña criatura de ropajes pesados y lo mas raro era que los pies los traía mojados y dejaba huellas húmedas por donde caminaba. Luego de tomarme una pausa como a modo de esperarlo llego muy cerca de mí y se inclino develando un hermoso rostro de mujer rasgos algo orientales una belleza de las musas inspiradoras, pelo largo color azul profundo. Su mirada era algo tan cautivante algo deseaba decirme pero vi. su silueta ensombrecida por la de nefrascka a lo que la dulce dama se esfumo como vapor en el aire, dejando un suave olor a brisa marina. Nefrascka solo me sonrió con esa mirada típica de padre fraternal y

_________________
...La realidad no es lo que vemos...
.. Es lo que sentimos dentro.....
Ver perfil de usuarioEnviar mensaje privadoEnviar emailVisitar sitio web del autorMSN Messenger
Bast


Registrado: 15 Nov 2008
Mensajes: 50
Ubicación: Neverland


Responder citando
Me gusta el titulo, parece bueno. En cuianto tenga algo de tiempo (que quizas solo sea dentro de un apr de semanas) me lo leo. ^^

_________________

Soy el miembro nº111 *___*
Ver perfil de usuarioEnviar mensaje privado
zentoide


Registrado: 13 Ago 2007
Mensajes: 32
Ubicación: Arika.. La ciudad de la eterna Melancolia


Responder citando
espero te gusta osea tengo una version muchop mas actual y con mas detalles y meor descripciones pero subo esta para que cuando publiqu e la final se vea la diferencia

adios

_________________
...La realidad no es lo que vemos...
.. Es lo que sentimos dentro.....
Ver perfil de usuarioEnviar mensaje privadoEnviar emailVisitar sitio web del autorMSN Messenger
Nefrascka Version aun no terminada

Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro
Todas las horas son GMT  
Página 1 de 1  

  
  
 Responder al tema  

Crear foro | foros de Programacion | Hosting gratis | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo

Para vps para prestashop ssd en Desafiohosting.com